Pasar al contenido principal
  • Dentro de la XLIII edición de los Cursos de verano de la UPV/EHU, el Ararteko ha organizado para hoy y mañana en el palacio Miramar de Donostia-San Sebastián, un curso titulado “Los desafíos de la equidad educativa y la escolarización en Euskadi”.

    En la inauguración del curso, el ararteko Manuel Lezertua ha dicho que “el Ararteko lleva años conociendo quejas en las que se ha venido a denunciar situaciones de desequilibrio más o menos grave en la escolarización del alumnado”.

    Tras años de intentar evitar el problema Lezertua se ha referido al punto de inflexión que supuso al Acuerdo de Bases para la transformación de la educación vasca, suscrito en 2022. “Por primera vez -ha dicho- se reconoce en este acuerdo la necesidad de adoptar un pacto contra la segregación escolar y de adoptar medidas orientadas a poner freno a los desequilibrios en la escolarización”.

    Aunar derechos, necesidades y sensibilidades e integrarlos en la imprescindible planificación educativa es un gran desafío, no solo para el sistema educativo, sino también para el conjunto de la sociedad vasca, ya que es necesario mantener los equilibrios esenciales de una sociedad cohesionada capaz de garantizar la igualdad de oportunidades de todos los niños, niñas y adolescentes a la hora de poder acceder al conocimiento, a la cultura y a un futuro profesional prometedor.

    Este curso pretende, mediante las aportaciones de personas expertas y experiencias que pudieran resultar ilustrativas, configurarse como un espacio idóneo para un debate sosegado sobre los principales retos a los que un sistema educativo que busca configurarse como equitativo debe atender, poniendo un foco especial en algunas de las medidas que, tanto vinculadas a la admisión del alumnado como a la planificación de la oferta, se han adoptado en Euskadi en los tiempos más recientes.

     

    Donostia/San Sebastián 4 de julio de 2024

  • La organización social Zehar-Errefuxiatuekin informó al Ararteko de un episodio que tuvo lugar en septiembre de 2023 en un local de ocio nocturno de Vitoria-Gasteiz, donde, según su relato, denegaron la entrada a tres chicos de origen senegalés. En aquel momento realizaron un intento de denuncia formal ante la Ertzaintza, que no dio lugar, al parecer, a la apertura de atestado o investigación alguna.

    Zehar-Errefuxiatuekin forma parte de la red Eraberean, para la igualdad de trato y no discriminación promovida por el Gobierno Vasco, que fue debidamente informada del incidente. Su Comisión Jurídica acordó formular denuncia y personarse en el procedimiento judicial, al considerar que se había producido una discriminación por razón de origen racial o étnico.

    En coordinación con ACCEM, organización que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas refugiadas y migrantes, se organizaron varias acciones de denuncia, lo que llevó al propietario del local a ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y a solicitar el amparo del Servicio de Igualdad y del Servicio para la Convivencia y la Diversidad. Asimismo, amenazó con presentar una denuncia por difamación e injurias. En consecuencia, la representante de la red Eraberean entró en contacto con el propietario del local.

    Las acciones de denuncia del incidente tuvieron una importante difusión y eco social ante una percepción bastante extendida acerca de la existencia de conductas discriminatorias reiteradas en ciertos establecimientos de ocio que, al parecer, afectaban a personas afrodescendientes. Por ello, se multiplicaron los gestos de solidaridad y se puso en marcha una iniciativa vecinal de denuncia y apoyo denominada “Derechos sin reservas”.

    Paralelamente, Eraberean acordó acudir a una estrategia restaurativa, por lo que presentó una solicitud ante la institución del Ararteko para que valorase la posibilidad de intervenir para facilitar algún tipo de diálogo entre las partes, teniendo en cuenta que se trataba de un problema extendido en la ciudad que afectaba a la convivencia.

    El Ararteko aceptó intervenir y propuso a las partes afectadas la realización de un círculo restaurativo.

    El objetivo principal del círculo restaurativo es generar un espacio seguro de empatía, escucha activa y confianza entre todos los intervinientes y, especialmente, para las personas que se han sentido perjudicadas. En definitiva, la escucha sin juicio y con empatía. Propone abordar el conflicto con un nuevo enfoque, para dar respuesta a la lesión de un daño, devolviendo el papel protagonista del conflicto a las partes y la comunidad, asistidos por profesionales (mediadores).

    Para ello, se organizó un círculo restaurativo en la sede el Ararteko, en el que las personas afectadas por el episodio discriminatorio y el resto de participantes pudieron hablar sin restricciones y llegar a acuerdos para que situaciones como ésta no vuelvan a suceder en el futuro.

    En definitiva, el desarrollo de las prácticas restaurativas permite dar respuesta, de manera complementaria, a las personas víctimas de daños y conflictos diversos (vecinales, discriminatorios, sociales…) que, hasta ahora, solamente podían acudir a los procedimientos judiciales y administrativos.

    RESOLUCIÓN

     

    Vitoria-Gasteiz, 1 de julio de 2024

  • En Europa, cada vez más personas LGTBI se sienten libres para manifestar abiertamente quiénes son. Al mismo tiempo, se enfrentan, sin embargo, a cada vez más violencia, acoso e intimidación, en especial las personas LGTBI más jóvenes. Esta es la principal conclusión del informe “La igualdad de las personas LGTBIQ ante una encrucijada: avances y retos” publicado (en inglés), el 14 de mayo de 2024, por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA).

    El informe recoge las experiencias, las opiniones y los retos a los que se enfrentan las personas LGTBI en Europa, sobre la base de las respuestas obtenidas de la encuesta, en la que han participado más de 100.000 personas LGTBI de los 27 países miembros de la Unión Europea, Albania, Macedonia del Norte y Serbia. El estudio también destaca los cambios que se han producido desde las anteriores encuestas de la FRA en 2019 y 2012.     

    En Europa, los avances en materia de garantía y protección de los derechos de las personas LGTBI parecen ser lentos pero graduales. Más de la mitad de las personas LGTBI manifiesta abiertamente su orientación sexual, identidad de género y características sexuales. No obstante, la mayoría de ellas sigue evitando ir de la mano con su pareja en público por miedo a ataques. Aunque la discriminación contra las personas LGTBI sigue siendo invisible (el fenómeno de la infradenuncia persiste) y elevada, los datos muestran un descenso paulatino. Sin embargo, la violencia, el acoso y la intimidación han alcanzado niveles más elevados que en anteriores encuestas. En lo que respecta el apoyo institucional, solo una de cada cuatro personas considera que sus gobiernos combaten los prejuicios y la intolerancia contra las personas LGTBI, lo que supone un descenso en comparación con las cifras del 2019. En todo caso, destaca la percepción positiva respecto a los centros educativos, cuando las personas LGTBI jóvenes afirman sentirse más apoyadas por el profesorado y el alumnado, además de destacar que las escuelas tratan las cuestiones LGTBI de forma más positiva y proactiva.

    El informe también subraya que las experiencias de las personas LGBTI varían de forma significativa entre los países de la UE, y que cada grupo se enfrenta a retos diferentes. Así, las personas intersexuales, trans, no binarias y con diversidad de género sufren más acoso y violencia. Es más probable que sufran problemas de salud mental y tengan pensamientos suicidas. También tienen más probabilidades de quedarse sin hogar y de tener dificultades para acceder a la atención médica. Lo mismo ocurre con las personas LGBTI con discapacidad, con dificultades económicas o miembros de grupos étnicos o raciales u otros grupos minoritarios. 

    Las respuestas obtenidas en España muestran gran coincidencia con respecto a la media del conjunto de la UE, si bien destacan diferencias relativas a algunas cuestiones. Por un lado, se distingue, de forma positiva, una mayor apertura entre las personas LGTBI para manifestar abiertamente su orientación e identidad sexual, y un menor porcentaje de personas que evitan ir de la mano con su pareja en público. En la vertiente negativa, destaca, de forma relevante, una mayor percepción de que la violencia, los prejuicios y la intolerancia contra las personas LGTBI han aumentado en los últimos años. Si bien sobresale la sensación de que las autoridades públicas combaten los prejuicios y la intolerancia con eficacia, una cifra que dobla la media europea (con un 58%). En el ámbito educativo, parece haber un mayor número de estudiantes que esconden su identidad LGTBI en el aula, en comparación con el resto de la UE, al tiempo que se siente, levemente, un mayor apoyo y protección en la escuela de sus derechos como personas LGTBI. En todo caso, hasta un 66% de las personas LGTBI encuestadas asegura que en su centro educativo nunca se ha hablado de temas relacionados con las personas LGTBI.

    En este contexto, la FRA hace un llamamiento a los Gobiernos para actuar en los siguientes términos:

    • Discriminación: abordar la discriminación en todos los ámbitos mediante la transposición de la Directiva de la UE sobre igualdad de trato y las Directivas sobre normas de los organismos de igualdad (ver la última nota del Ararteko sobre estas directivas). Capacitar y dotar de recursos adecuados a los organismos de igualdad para que puedan apoyar mejor a las víctimas.
    • Educación: hacer que las escuelas sean entornos de aprendizaje seguros y favorables para todas las niñas, niños y adolescentes. Abordar el acoso escolar y garantizar que los planes de estudio y los sistemas educativos se basen en las mejores prácticas promovidas por la UE.
    • Sanidad: garantizar el acceso a una asistencia sanitaria de calidad, incluido el apoyo a la salud mental. Acabar con las prácticas de "conversión" y las intervenciones médicas no vitales.
    • Odio en línea: hacer frente al odio en línea y a las campañas de desinformación contra las personas LGBTI. Abordar el riesgo de sesgo en los algoritmos y garantizar la responsabilidad de las plataformas digitales en virtud de la legislación de la UE.
    • Delitos de odio: imponer una cultura de tolerancia cero frente a la violencia y el acoso contra las personas LGBTI. Invertir en formación policial para garantizar que identifiquen, registren e investiguen adecuadamente los delitos motivados por el odio hacia las personas LGBTI, de modo que las víctimas se sienten seguras para denunciar las agresiones y reciban un trato justo. En los procesos penales, considerar los prejuicios como factores agravantes del delito.
  • El 7 y 14 de mayo de 2024, el Consejo de la Unión Europea adoptó dos Directivas que establecen estándares mínimos y vinculantes que los organismos para la promoción de la igualdad de trato deben cumplir, para prevenir la discriminación, promover la igualdad, asistir a las víctimas de discriminación y restablecer la justicia:

    El impulso de la UE a favor de la creación de los organismos de igualdad se remonta a la primera década de los 2000, cuando la legislación de la UE introdujo la obligación de designar organismos de promoción de la igualdad. Así, de la mano de las Directivas de la UE sobre igualdad racial (Directivas 2000/43/CE y 2004/113/CE) e igualdad de mujeres y hombres (Directivas 2006/54/CE y 2010/41/UE), todos los países de la UE cuentan con organismos de igualdad. En Euskadi, Emakunde promueve, como organismo autónomo vinculado al Gobierno Vasco que nació con anterioridad a esas directivas europeas, la igualdad de mujeres y hombres.   

    No obstante, dichas Directivas se limitaban a prever la creación de organismos de igualdad y a atribuirles funciones mínimas, y dejaron un amplio margen de discrecionalidad a los Estados para definir su estructura y su funcionamiento. Como resultado, en los Estados de la UE existen diferencias significativas en lo que respecta a la independencia, las competencias y los recursos asignados a dichos organismos, lo que, a su vez, conlleva un sistema de protección contra la discriminación asimétrica, con grandes diferencias de un Estado a otro.

    Por ello, con la mirada puesta en reforzar el sistema de la promoción de la igualdad en la UE, las Directivas recién aprobadas tienen por objeto establecer requisitos mínimos para el funcionamiento de los organismos para la promoción de la igualdad de trato, que mejoren su eficacia y garanticen su independencia, con el fin de reforzar la aplicación del principio de igualdad de trato. Cabe destacar la mención que hacen las Directivas a la Recomendación núm. 2 de Política General de 2017 del Comité contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa (ECRI) y a los Principios de Paris de 1993 de Naciones Unidas, como estándares inspiradores para la elaboración de los criterios vinculantes.

    Del examen de los estándares vinculantes de las Directivas, cabe destacar, especialmente los siguientes aspectos:

    • Independencia y posición institucional: El organismo debe ser independiente y libre de influencia externa, sin solicitar ni aceptar instrucciones del Gobierno, y debe contar con una estructura interna propia (artículo 3.1). Los organismos pueden formar parte de otro organismo con mandato múltiple —como las defensorías y las Instituciones nacionales de derechos humanos—, que tendrán que garantizar el ejercicio efectivo del mandato en materia de igualdad (artículo 3.4).
    • Recursos suficientes: Los Estados deberán proporcionar a los organismos los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para ejercer eficazmente todas sus competencias (artículo 4).
    • Ámbito material: si bien no hay un artículo específico que aclare el ámbito material de actuación de los organismos, sí que se menciona que sus acciones se extenderán a las entidades públicas y privadas (artículo 5.2)
    • Sensibilización, prevención y promoción: los organismos deben tener la facultad de prevenir más eficazmente la discriminación y promover la igualdad, incluyendo la promoción, entre las entidades públicas y privadas, de acciones positivas y la incorporación de la igualdad como principio transversal (artículos 5 y 6).
    • Multiplicidad de herramientas: se faculta a los organismos para llevar a cabo investigaciones sobre posibles casos de discriminación (artículos 8.2 y 8.3); emitir decisiones vinculantes o no vinculantes (artículo 9); actuar en procesos judiciales civiles y contencioso-administrativos, así como el derecho a presentar observaciones en procedimientos judiciales, al incoar el proceso a instancia de las víctimas o de oficio (artículo 10, en alusión a la sentencia del TJUE C-54/07); y aplicar métodos de resolución alternativa de litigios, como la mediación y la conciliación (artículo 7).
    • Consulta previa en el proceso de elaboración de leyes y políticas: se establecerán procedimientos para garantizar que los Gobiernos y las autoridades públicas consulten a los organismos de igualdad sobre legislación, políticas y programas relacionados con los derechos y obligaciones derivadas de las Directivas de igualdad (artículo 15).

    A partir de la entrada en vigor de las Directivas, los Estados tienen de fecha hasta el 19 de junio de 2026 para adoptar las medidas legales, reglamentarias y administrativas necesarias para poner en vigor los estándares relativos a los organismos de igualdad.

  • Un ciudadano informó al Ararteko de que no recibió en su domicilio los requerimientos de pago de deuda y varias notificaciones de las sanciones por tránsitos impagados de la vía A-636.

    La administración utilizó el registro de vehículos para enviar los requerimientos y las notificaciones relativas al procedimiento sancionador. Sin embargo, el ciudadano se encuentra empadronado en una dirección diferente desde septiembre de 2021 y, por lo tanto, no fue conocedor de las comunicaciones remitidas por la administración por lo que no pudo pagar las deudas o impugnar las sanciones a tiempo.

    A pesar de que algunas notificaciones fueron firmadas por una persona diferente y otras fueron devueltas como "desconocido", la administración continuó con el procedimiento sancionador sin efectuar otras diligencias para localizar al afectado y practicar así los requerimientos de deuda y notificaciones de actos administrativos en su domicilio fiscal y de empadronamiento.

    Por ello, el Ararteko ha pedido al Departamento de Infraestructuras Viarias de la Diputación Foral de Gipuzkoa que regule adecuadamente el procedimiento de recaudación efectuado por Bidegi y que utilice medios interoperables de consulta de domicilios que garanticen la práctica de requerimientos de pago del canon y notificaciones administrativas en el procedimiento sancionador con seguridad jurídica.

    RESOLUCIÓN

    Vitoria-Gasteiz, 18 de junio de 2024
     

Imagen decorativa

Foro ciudadano del Ararteko sobre movilidad urbana sostenible

Curso verano

XLIII EDICIÓN DE LOS CURSOS DE VERANO DE LA UPV/EHU

Informe parlamento vasco

INFORME AL PARLAMENTO VASCO 2023

destacado-nerabeen-kontseilua

COLOR TIERRA. REPORTAJE DEL ARARTEKO SOBRE JUSTICIA CLIMÁTICA Y DERECHOS DE INFANCIA

fondo-hero-video

CONOCE EL ARARTEKO A TRAVÉS DE ESTOS VIDEOS

NOTICIAS

Dentro de la XLIII edición de los Cursos de verano de la UPV/EHU, el Ararteko ha organizado para hoy y mañana en el palacio Miramar de Donostia-San Sebastián, un curso titulado “Los desafíos de la equidad educativa y la escolarización en Euskadi”.

En la inauguración del curso, el ararteko Manuel Lezertua ha dicho que “el Ararteko lleva años conociendo quejas en las que se ha venido a denunciar situaciones de desequilibrio más o menos grave en la escolarización del alumnado”.

Tras años de intentar evitar el problema Lezertua se ha referido al punto de inflexión que supuso al Acuerdo de Bases para la transformación de la educación vasca, suscrito en 2022. “Por primera vez -ha dicho- se reconoce en este acuerdo la necesidad de adoptar un pacto contra la segregación escolar y de adoptar medidas orientadas a poner freno a los desequilibrios en la escolarización”.

Aunar derechos, necesidades y sensibilidades e integrarlos en la imprescindible planificación educativa es un gran desafío, no solo para el sistema educativo, sino también para el conjunto de la sociedad vasca, ya que es necesario mantener los equilibrios esenciales de una sociedad cohesionada capaz de garantizar la igualdad de oportunidades de todos los niños, niñas y adolescentes a la hora de poder acceder al conocimiento, a la cultura y a un futuro profesional prometedor.

Este curso pretende, mediante las aportaciones de personas expertas y experiencias que pudieran resultar ilustrativas, configurarse como un espacio idóneo para un debate sosegado sobre los principales retos a los que un sistema educativo que busca configurarse como equitativo debe atender, poniendo un foco especial en algunas de las medidas que, tanto vinculadas a la admisión del alumnado como a la planificación de la oferta, se han adoptado en Euskadi en los tiempos más recientes.

 

Donostia/San Sebastián 4 de julio de 2024

La organización social Zehar-Errefuxiatuekin informó al Ararteko de un episodio que tuvo lugar en septiembre de 2023 en un local de ocio nocturno de Vitoria-Gasteiz, donde, según su relato, denegaron la entrada a tres chicos de origen senegalés. En aquel momento realizaron un intento de denuncia formal ante la Ertzaintza, que no dio lugar, al parecer, a la apertura de atestado o investigación alguna.

Zehar-Errefuxiatuekin forma parte de la red Eraberean, para la igualdad de trato y no discriminación promovida por el Gobierno Vasco, que fue debidamente informada del incidente. Su Comisión Jurídica acordó formular denuncia y personarse en el procedimiento judicial, al considerar que se había producido una discriminación por razón de origen racial o étnico.

En coordinación con ACCEM, organización que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas refugiadas y migrantes, se organizaron varias acciones de denuncia, lo que llevó al propietario del local a ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y a solicitar el amparo del Servicio de Igualdad y del Servicio para la Convivencia y la Diversidad. Asimismo, amenazó con presentar una denuncia por difamación e injurias. En consecuencia, la representante de la red Eraberean entró en contacto con el propietario del local.

Las acciones de denuncia del incidente tuvieron una importante difusión y eco social ante una percepción bastante extendida acerca de la existencia de conductas discriminatorias reiteradas en ciertos establecimientos de ocio que, al parecer, afectaban a personas afrodescendientes. Por ello, se multiplicaron los gestos de solidaridad y se puso en marcha una iniciativa vecinal de denuncia y apoyo denominada “Derechos sin reservas”.

Paralelamente, Eraberean acordó acudir a una estrategia restaurativa, por lo que presentó una solicitud ante la institución del Ararteko para que valorase la posibilidad de intervenir para facilitar algún tipo de diálogo entre las partes, teniendo en cuenta que se trataba de un problema extendido en la ciudad que afectaba a la convivencia.

El Ararteko aceptó intervenir y propuso a las partes afectadas la realización de un círculo restaurativo.

El objetivo principal del círculo restaurativo es generar un espacio seguro de empatía, escucha activa y confianza entre todos los intervinientes y, especialmente, para las personas que se han sentido perjudicadas. En definitiva, la escucha sin juicio y con empatía. Propone abordar el conflicto con un nuevo enfoque, para dar respuesta a la lesión de un daño, devolviendo el papel protagonista del conflicto a las partes y la comunidad, asistidos por profesionales (mediadores).

Para ello, se organizó un círculo restaurativo en la sede el Ararteko, en el que las personas afectadas por el episodio discriminatorio y el resto de participantes pudieron hablar sin restricciones y llegar a acuerdos para que situaciones como ésta no vuelvan a suceder en el futuro.

En definitiva, el desarrollo de las prácticas restaurativas permite dar respuesta, de manera complementaria, a las personas víctimas de daños y conflictos diversos (vecinales, discriminatorios, sociales…) que, hasta ahora, solamente podían acudir a los procedimientos judiciales y administrativos.

RESOLUCIÓN

 

Vitoria-Gasteiz, 1 de julio de 2024

En Europa, cada vez más personas LGTBI se sienten libres para manifestar abiertamente quiénes son. Al mismo tiempo, se enfrentan, sin embargo, a cada vez más violencia, acoso e intimidación, en especial las personas LGTBI más jóvenes. Esta es la principal conclusión del informe “La igualdad de las personas LGTBIQ ante una encrucijada: avances y retos” publicado (en inglés), el 14 de mayo de 2024, por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA).

El informe recoge las experiencias, las opiniones y los retos a los que se enfrentan las personas LGTBI en Europa, sobre la base de las respuestas obtenidas de la encuesta, en la que han participado más de 100.000 personas LGTBI de los 27 países miembros de la Unión Europea, Albania, Macedonia del Norte y Serbia. El estudio también destaca los cambios que se han producido desde las anteriores encuestas de la FRA en 2019 y 2012.     

En Europa, los avances en materia de garantía y protección de los derechos de las personas LGTBI parecen ser lentos pero graduales. Más de la mitad de las personas LGTBI manifiesta abiertamente su orientación sexual, identidad de género y características sexuales. No obstante, la mayoría de ellas sigue evitando ir de la mano con su pareja en público por miedo a ataques. Aunque la discriminación contra las personas LGTBI sigue siendo invisible (el fenómeno de la infradenuncia persiste) y elevada, los datos muestran un descenso paulatino. Sin embargo, la violencia, el acoso y la intimidación han alcanzado niveles más elevados que en anteriores encuestas. En lo que respecta el apoyo institucional, solo una de cada cuatro personas considera que sus gobiernos combaten los prejuicios y la intolerancia contra las personas LGTBI, lo que supone un descenso en comparación con las cifras del 2019. En todo caso, destaca la percepción positiva respecto a los centros educativos, cuando las personas LGTBI jóvenes afirman sentirse más apoyadas por el profesorado y el alumnado, además de destacar que las escuelas tratan las cuestiones LGTBI de forma más positiva y proactiva.

El informe también subraya que las experiencias de las personas LGBTI varían de forma significativa entre los países de la UE, y que cada grupo se enfrenta a retos diferentes. Así, las personas intersexuales, trans, no binarias y con diversidad de género sufren más acoso y violencia. Es más probable que sufran problemas de salud mental y tengan pensamientos suicidas. También tienen más probabilidades de quedarse sin hogar y de tener dificultades para acceder a la atención médica. Lo mismo ocurre con las personas LGBTI con discapacidad, con dificultades económicas o miembros de grupos étnicos o raciales u otros grupos minoritarios. 

Las respuestas obtenidas en España muestran gran coincidencia con respecto a la media del conjunto de la UE, si bien destacan diferencias relativas a algunas cuestiones. Por un lado, se distingue, de forma positiva, una mayor apertura entre las personas LGTBI para manifestar abiertamente su orientación e identidad sexual, y un menor porcentaje de personas que evitan ir de la mano con su pareja en público. En la vertiente negativa, destaca, de forma relevante, una mayor percepción de que la violencia, los prejuicios y la intolerancia contra las personas LGTBI han aumentado en los últimos años. Si bien sobresale la sensación de que las autoridades públicas combaten los prejuicios y la intolerancia con eficacia, una cifra que dobla la media europea (con un 58%). En el ámbito educativo, parece haber un mayor número de estudiantes que esconden su identidad LGTBI en el aula, en comparación con el resto de la UE, al tiempo que se siente, levemente, un mayor apoyo y protección en la escuela de sus derechos como personas LGTBI. En todo caso, hasta un 66% de las personas LGTBI encuestadas asegura que en su centro educativo nunca se ha hablado de temas relacionados con las personas LGTBI.

En este contexto, la FRA hace un llamamiento a los Gobiernos para actuar en los siguientes términos:

  • Discriminación: abordar la discriminación en todos los ámbitos mediante la transposición de la Directiva de la UE sobre igualdad de trato y las Directivas sobre normas de los organismos de igualdad (ver la última nota del Ararteko sobre estas directivas). Capacitar y dotar de recursos adecuados a los organismos de igualdad para que puedan apoyar mejor a las víctimas.
  • Educación: hacer que las escuelas sean entornos de aprendizaje seguros y favorables para todas las niñas, niños y adolescentes. Abordar el acoso escolar y garantizar que los planes de estudio y los sistemas educativos se basen en las mejores prácticas promovidas por la UE.
  • Sanidad: garantizar el acceso a una asistencia sanitaria de calidad, incluido el apoyo a la salud mental. Acabar con las prácticas de "conversión" y las intervenciones médicas no vitales.
  • Odio en línea: hacer frente al odio en línea y a las campañas de desinformación contra las personas LGBTI. Abordar el riesgo de sesgo en los algoritmos y garantizar la responsabilidad de las plataformas digitales en virtud de la legislación de la UE.
  • Delitos de odio: imponer una cultura de tolerancia cero frente a la violencia y el acoso contra las personas LGBTI. Invertir en formación policial para garantizar que identifiquen, registren e investiguen adecuadamente los delitos motivados por el odio hacia las personas LGBTI, de modo que las víctimas se sienten seguras para denunciar las agresiones y reciban un trato justo. En los procesos penales, considerar los prejuicios como factores agravantes del delito.

El 7 y 14 de mayo de 2024, el Consejo de la Unión Europea adoptó dos Directivas que establecen estándares mínimos y vinculantes que los organismos para la promoción de la igualdad de trato deben cumplir, para prevenir la discriminación, promover la igualdad, asistir a las víctimas de discriminación y restablecer la justicia:

El impulso de la UE a favor de la creación de los organismos de igualdad se remonta a la primera década de los 2000, cuando la legislación de la UE introdujo la obligación de designar organismos de promoción de la igualdad. Así, de la mano de las Directivas de la UE sobre igualdad racial (Directivas 2000/43/CE y 2004/113/CE) e igualdad de mujeres y hombres (Directivas 2006/54/CE y 2010/41/UE), todos los países de la UE cuentan con organismos de igualdad. En Euskadi, Emakunde promueve, como organismo autónomo vinculado al Gobierno Vasco que nació con anterioridad a esas directivas europeas, la igualdad de mujeres y hombres.   

No obstante, dichas Directivas se limitaban a prever la creación de organismos de igualdad y a atribuirles funciones mínimas, y dejaron un amplio margen de discrecionalidad a los Estados para definir su estructura y su funcionamiento. Como resultado, en los Estados de la UE existen diferencias significativas en lo que respecta a la independencia, las competencias y los recursos asignados a dichos organismos, lo que, a su vez, conlleva un sistema de protección contra la discriminación asimétrica, con grandes diferencias de un Estado a otro.

Por ello, con la mirada puesta en reforzar el sistema de la promoción de la igualdad en la UE, las Directivas recién aprobadas tienen por objeto establecer requisitos mínimos para el funcionamiento de los organismos para la promoción de la igualdad de trato, que mejoren su eficacia y garanticen su independencia, con el fin de reforzar la aplicación del principio de igualdad de trato. Cabe destacar la mención que hacen las Directivas a la Recomendación núm. 2 de Política General de 2017 del Comité contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa (ECRI) y a los Principios de Paris de 1993 de Naciones Unidas, como estándares inspiradores para la elaboración de los criterios vinculantes.

Del examen de los estándares vinculantes de las Directivas, cabe destacar, especialmente los siguientes aspectos:

  • Independencia y posición institucional: El organismo debe ser independiente y libre de influencia externa, sin solicitar ni aceptar instrucciones del Gobierno, y debe contar con una estructura interna propia (artículo 3.1). Los organismos pueden formar parte de otro organismo con mandato múltiple —como las defensorías y las Instituciones nacionales de derechos humanos—, que tendrán que garantizar el ejercicio efectivo del mandato en materia de igualdad (artículo 3.4).
  • Recursos suficientes: Los Estados deberán proporcionar a los organismos los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para ejercer eficazmente todas sus competencias (artículo 4).
  • Ámbito material: si bien no hay un artículo específico que aclare el ámbito material de actuación de los organismos, sí que se menciona que sus acciones se extenderán a las entidades públicas y privadas (artículo 5.2)
  • Sensibilización, prevención y promoción: los organismos deben tener la facultad de prevenir más eficazmente la discriminación y promover la igualdad, incluyendo la promoción, entre las entidades públicas y privadas, de acciones positivas y la incorporación de la igualdad como principio transversal (artículos 5 y 6).
  • Multiplicidad de herramientas: se faculta a los organismos para llevar a cabo investigaciones sobre posibles casos de discriminación (artículos 8.2 y 8.3); emitir decisiones vinculantes o no vinculantes (artículo 9); actuar en procesos judiciales civiles y contencioso-administrativos, así como el derecho a presentar observaciones en procedimientos judiciales, al incoar el proceso a instancia de las víctimas o de oficio (artículo 10, en alusión a la sentencia del TJUE C-54/07); y aplicar métodos de resolución alternativa de litigios, como la mediación y la conciliación (artículo 7).
  • Consulta previa en el proceso de elaboración de leyes y políticas: se establecerán procedimientos para garantizar que los Gobiernos y las autoridades públicas consulten a los organismos de igualdad sobre legislación, políticas y programas relacionados con los derechos y obligaciones derivadas de las Directivas de igualdad (artículo 15).

A partir de la entrada en vigor de las Directivas, los Estados tienen de fecha hasta el 19 de junio de 2026 para adoptar las medidas legales, reglamentarias y administrativas necesarias para poner en vigor los estándares relativos a los organismos de igualdad.

OFICINAS TEMÁTICAS

Imagen
Logo
Oficina de la Infancia y la Adolescencia
Imagen
Imagen decorativa
Oficina de Asuntos Europeos e Internacionales